José Antonio Abreu: la batuta de los jóvenes desfavorecidos

jose-antonio-abreu-por-sandra-bracho
El músico, economista, político y educador venezolano José Antonio Abreu, Embajador de Buena Voluntad de la UNESCO fallecido en Caracas el 24 de marzo, dedicó su vida a luchar por la inclusión social y la excelencia musical.

Nacido en Valera (Venezuela) el 7 de mayo de 1939, el maestro José Antonio Abreu Anselmi fundó el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela en 1975. Acompañado por once músicos, formó orquestas y coros en todo el país, apostando por la enseñanza musical para transformar la vida de miles de niños y jóvenes, un modelo pedagógico y social hoy replicado en numerosos países.

Convencido de que la música es un camino de rescate y de oportunidades, José Antonio Abreu resumió así la metodología de trabajo del Sistema: "La pobreza material es superada por la riqueza espiritual que aporta la música. Una vez que el niño supera la pobreza material sustituida por la riqueza espiritual, al tomar un instrumento y haber iniciado sus clases de música, se encuentra completamente preparado para salir adelante y superar cualquier tipo de obstáculos, bien sean económicos o de índole social".

Su legado se mantiene vivo a través de 1.680 orquestas y 1.300 coros en los que cerca de un millón de niños y jóvenes aprenden a hacer música y adquieren una profesión.

La Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay, rindió homenaje al maestro recordando que "promovió la música como fuerza de educación popular y emancipación, transformando la vida de miles de jóvenes".

Abreu fue nombrado Embajador de Buena Voluntad de la UNESCO el 14 de octubre de 1998 como reconocimiento a su "contribución a la promoción de los ideales de la Organización y su compromiso personal para la promoción del arte y el diálogo intercultural a través de la Orquesta de Jóvenes".

En el bienio 1993-1995, la Orquesta Nacional de Niños y Jóvenes de Venezuela, dirigida por Abreu, recibió el Premio Internacional de Música, concedido por la UNESCO y en noviembre de 1995 participó en el concierto de gala celebrado para conmemorar el cincuentenario de la fundación de la Organización.

En la UNESCO participó también en 1998 en diversos actos conmemorativos del 50º aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos junto con la Orquesta Nacional de Jóvenes y Niños de Venezuela, que fundó y dirigió y cuyos miembros fungieron como "Artistas para la Paz" de la UNESCO.

El Sistema Nacional de Orquestas del maestro Abreu, galardonado en 2008 con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, inspiró experiencias similares en numerosos países de América Latina y otras regiones. El tenor peruano Juan Diego Flórez (Embajador de Buena Voluntad de la UNESCO desde noviembre de 2012), lo reconoció así: "Querido Maestro Abreu, gracias por haberme enseñado el camino para fundar 'Sinfonía por el Perú' luego de mi visita a Venezuela. Sin tu inspiración no hubiese sido posible que miles de niños y familias transformen sus vidas gracias a la música".

Fuente: https://es.unesco.org/

TPL_BEEZ2_ADDITIONAL_INFORMATION